10-14

Las ciudades son metáforas del tiempo, atrapadas en líneas arquitectónicas, anuncios de neón, escaleras de metro, parques, fachadas interminables de edificios… Las personas son una simple anécdota a las que la ciudad-tiempo va arrebatando su identidad.

Lugares olvidados en los que nuestra mirada no se detiene al pasar debido a nuestras incansables vidas.
Ciudades fantasma, que se extienden por todo el mundo y que las miles de vidas, las miles de historias quedaron en la oscuridad. Un accidente nuclear, una catástrofe natural, guerras, una arquitectura imposible, tiempos de crisis… las han convertido en sombras de sí mismas, en espectros urbanos. Del bullicio y el caos, al silencio y la desolación absoluta.

Ciudades hoy abandonadas, que vivieron sumergidas en el jaleo de la cotidianidad humana. Un continuo ir y venir de gentes, coches y el rugido constante de la civilización, fueron testigos de su día a día pero de manera fortuita ¡se terminó!, quedaron completamente abandonadas, vacías y en silencio…